miércoles, 13 de agosto de 2014

CAPÍTULO 15


CAPÍTULO 15

Una nueva dieta, para toda la vida.

 
Escuchemos la voz del Super Tacañón.

Manolo nos comentaba las idas y venidas de los Hidratos de Carbono. Un momento, qué desastre, ni se que alimentos llevan y cuales no, es más: ¿qué son?. Lo que me quedó claro es que tiene que Desayunar, Media Mañana, Comer, Merendar y Cenar, hidratos de carbono. Y lo va a dividir por raciones. ¿Eing?

Los que leéis cada capítulo recordando vuestros debuts, no os habréis detenido en el primer párrafo, pues os lo sabéis como anillo al dedo, como Alfredo y yo. Creo que seríamos capaces de montar una consulta de dietética y nutrición como el mismísimo Dukan, con el que sinceramente los diabéticos no se deben llevar muy bien, ya que para empezar, elimina todos los hidratos de Carbono. Adiós querido Doctor, con nosotros no ganas ;)

Manolo elaboraba con nosotros el menú de hospital de Carlota.

_¿No volveremos a ir al Macdonals?,_pregunté. Alfredo, lechuga*, no me mires así,  he pasado de amputarle la pierna a la pequeña, a prescindir de unos, muy dudosos ricos, nuggets de pollo. Vamos mejorando ¿no?

_Calla chiqs

_¿y el chocolate con churros de los Domingos? ¿los lacasitos del cine? ¿las palomitas? ¿qué le pongo en los zapatos de los reyes Magos?: ¿dos paquetes de arroz?

Me imaginé en ese momento a Tana, Celia, Carlota, Alfredo y yo  en las típicas fotografías esas que cuelgan de vez en cuando de familias de distintos países del mundo, donde casi siempre gana la americana (un saludo a Elliot de New York que lee nuestro blog) rodeada de hamburguesas, todo tipo de galletas, chocolates, ganchitos, cocacolas…. Y pensé que el doctorcito debía estar flipando con la vida que, concluía, debíamos llevar.

_Todo en su justa medida, los niños con diabetes no tienen restringido ningún alimento. Todo con moderación. Lo iréis aprendiendo día a día, y os haréis expertos en el manejo de alimentos y condiciones.

A mi esa frase me marcó. Me devolvió un poco la energía perdida, me envolvió en una rara sensación de alivio, en la que se caían ciertos mitos que había oído sobre la enfermedad dulce.

Raciones de Hidratos de Carbono, y puede, con moderación, comer de todo, como de hecho, deberíamos hacer cada uno de nosotros. Era suficiente por hoy, hagamos caso al Poco a Poco que nos había comentado hacía unas horas. Quería regresar junto a Carlota.

Caminé aceleradamente por el pasillo y no debí darme cuenta, lo averigüé cuando Bea me comentó lo que pasaba. Estaba lleno de enfermeras entre divertidas e intrigadas, correteando pallá pacá*, un guarda de seguridad que había subido acompañado de alguien con gafas de sol. Yo solo tenía a mi Carlota por objetivo, y llegué a él.

_Pero bueeeeenooo princesa, ¿qué tal vas?

_Aquí mamá, que mira todo lo que tengo de Peppa Pig.

En ese momento asomó con su bata blanca Bea, con sus piernas tan regordetas como la cara de Alfredo, y resopló.

_A ver, ¿no había más cromos del dichoso bichito? Es la segunda bolsa que saco de basura del recibidor. Con esto tenemos jamón hasta navidades. ¡Qué barbaridad!_ Mira que graciosa la enfermera, pensé, tiene arte y todo.

_Y encima va a nacer el hijo de la Chabelita,  ¡como está el pasillo!_ Ahhh, era por eso.
 
_¿Dónde se ha metido Manolo?_ Esa sí me la sabía.
 
_Hablando de raciones con el papá de la criatura_ Nuestra enfermera sonrió.

Bea es muy perita*. Pero ya pueda nacer el mismísimo futuro número uno del fútbol mundial, malagueño, que yo no me muevo de aquí. O bueno….ya me entendéis….. quizás….

¿Asomarme un pelín?
 


*Lechuga: Mostrarse alguien picado, enfadadillo...
*Pallá, pacá: Corriendo de un lado a otro.
*Perita: En Málaga es guay, buena gente.... To Perita: Muy guay.